INSTITUTO DE EDUCACION SECUNDARIA EN BADALONA (Barcelona)

Localización Badalona (Barcelona)
Proyecto 2.017
Promotor  Generalitat de Catalunya,. Departament d'Ensenyament. Infraestructures.cat
Autores  Cáceres Arquitectura

El edificio configura un patio triangular conformado por dos bloques edificados de cuatro plantas, y dos edificios anexos de una planta que corresponden al gimnasio y el comedor. El acceso general se realiza por la calle Manuel Moreno Mauricio, atravesando un porche y desde aquí al vestíbulo del centro. Otro porche comunica con la zona de la pista deportiva. La génesis de la propuesta, al ofrecer la disposición correcta de la edificación respecto a las orientaciones, y un mejor comportamiento climático del conjunto. Otro aspecto destacable de la organización del edificio es que las dependencias de mayores luces (gimnasio, comedor) se sitúan fuera de la proyección del cuerpo de aulas, permitiendo soluciones constructivas independientes. La ordenación de la propuesta se basa en dos criterios básicos: El emplazamiento se encuentra en el límite de la zona urbana - con un tejido básicamente residencial - y la zona comercial del polígono de Montigalà. La primera con una morfología de bloques conformando manzanas cerradas y la segunda de grandes contenedores comerciales. En este sentido la propuesta apunta a completar la calle de Manuel Moreno Mauricio, con un edificio que sigue la alineación del vial reforzando de esta forma su estructura urbana de ensanche badalonés. Un segundo criterio de la propuesta es el dotar a las dependencias docentes de una orientación adecuada, que evite su deslumbramiento y sobrecalentamiento. Así se opta por disponerlas preferentemente hacia la orientación norte o noreste. La situación del edificio escolar apoyado en la calle de Manuel Moreno Mauricio deja libre de edificación el espacio correspondiente a la Avenida de la Comunidad Económica Europea y establece la continuidad con las zonas ajardinadas que siguen dicha avenida.. Esta organización ofrece ventajas en cuanto a un mejor aprovechamiento de la superficie del solar y una mejor eficiencia climática y de confort térmico. Esta voluntad de evitar orientaciones contrarias al confort y de sobrecalentamientos innecesarios, ha llevado a diseñar soluciones de aberturas que no requerían protecciones adicionales.